Inicio



Los 7 Principios del Kibalión


 

Así como hay leyes físicas, también hay leyes que nos afectan mental, emocional y espiritualmente. Las siete leyes universales son la clave del funcionamiento del universo.

Y dado que somos parte del universo, también funcionan para nosotros. Nos ayudan a mantener nuestro centro y a ser consciente de que siempre y en todo momento hay un poder divino que llevamos dentro.

Si las ignoramos, nos quitamos poder, al pensar que las respuesta a todo lo que no entendemos en este mundo está fuera de nosotros, pensando que somos impotentes. Pero cuando creamos conscientemente en armonía con esta fuerza universal, creamos magia en nuestras vidas. Cuanto más comencemos a actuar de acuerdo con estas leyes universales, más fácil podremos reconocer las conexiones, manifestar las cosas que realmente deseamos y usar nuestro poder creativo.

1. La Ley del Mentalismo.-

«EL TODO es MENTE; el universo es mental.»

La primera ley universal establece que todo es Mente, "todo es Conciencia". Todo lo que ves a tu alrededor era inicialmente un pensamiento hasta que se convirtió en un resultado visible como energía condensada. Todo tiene su origen en el mundo invisible y mental.

Percibimos las cosas de acuerdo a nuestros pensamientos. El mundo es como que es, pero nosotros lo vemos de la manera en que pensamos, dependiendo de nuestros miedos y creencias. Las acciones hacen que nuestros pensamientos tengan una existencia física. Para crear cualquier cosa en tu vida, primero debes dirigir tus pensamientos. De esta manera creas tu realidad.

Las Experiencias Cercanas a la Muerte, así como las vividas en Salidas Astrales, nos lo confirman: Según son nuestras creencias, así será lo que percibamos en esas experiencias extracorpóreas; así serán los Seres y las formas con las que se nos presentan.

2. La Ley de Correspondencia.-

«Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba.»

Como es adentro, así afuera. Lo que existe en lo invisible, existe en lo visible. Lo que sientes y crees internamente, se manifiesta externamente. La ley de correspondencia a menudo se conoce como la Ley de la Atracción. Este principio propone que si quieres cambiar lo que está fuera de ti, debes enfocarte en tu interior.

Si realmente queremos ver un cambio en nuestro mundo exterior, primero debemos cambiar nuestro mundo interior. Por ejemplo, si quieres tener más alegría y amor en tu vida, sé más alegre y expande el amor.

3. La Ley de la Vibración.-

«Nada descansa; todo se mueve; todo vibra.»

Todo en este universo es energía y está en constante movimiento. Son simplemente "frecuencias vibrando a diferentes velocidades". Hay dos polos de vibración: el espíritu está en un extremo, la materia está en el otro extremo.

Debemos alinear nuestra vibración a las que deseamos atraer. Cuanto más fuertes vibremos en esa frecuencia, más rápido será el efecto magnético. Tomemos una actitud interna de que lo que deseamos está disponible para nosotros, solo debemos alinearnos y elevarnos a esa frecuencia.

4. La Ley de Polaridad.-

«Todo es dual; todo tiene polos; todo tiene su par de opuestos; semejante y desemejante son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero diferentes en grado: los extremos se encuentran; todas las verdades no son sino medias verdades; todas las paradojas pueden ser reconciliadas.»

Ten en cuenta que siempre puedes caminar entre un polo y el otro, solo necesitas ajustar tu vibración. Busca lo bueno en lo que aparentemente es una mala situación.

5. La Ley del Ritmo.-

«Todo fluye, fuera y dentro; todo tiene sus mareas; todas las cosas suben y bajan; la oscilación del péndulo se manifiesta en todo; la medida de la oscilación hacia la derecha es la medida de la oscilación hacia la izquierda; el ritmo compensa.»

Inhalar, exhalar; nacer, vivir, morir y nacer otra vez. Todo en este universo tiene un ritmo. Todo en nuestras vidas se mueve en un ciclo natural: necesitamos descansar luego de trabajar duro; dormir luego de haber estado despiertos. Esta ley nos muestra que todo está en constante movimiento y cambio y que no tiene sentido retener algo.

6. La Ley de Causa y Efecto.-

«Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo con la ley. Casualidad no es sino un nombre para la ley no reconocida; hay muchos planos de causación, pero nada se escapa a la ley.»

Ningún efecto permanece sin una causa. Si reconoces un efecto en tu vida con el que no estás satisfecho, puedes rastrear la causa. Así sabrás lo que debes cambiar para lograr el efecto deseado. También puedes pensar en esta ley como Semilla y Cosecha. A través de esta ley, puedes ver claramente que eres el creador de tu vida. Asumir la responsabilidad de ello y ver exactamente lo que deseamos cosechar.

7. La Ley de Género.-

«El género está en todo; todo tiene sus principios masculino y femenino: el género se manifiesta en todos los planos.»

La ley de género deja en claro que todo en este universo contiene energía masculina y femenina. Este principio no se refiere a la sexualidad o al género físico, sino a las características arquetípicas de los géneros. Lo masculino es la energía asertiva, progresiva, conquistadora y exploratoria que impulsa el progreso. Lo femenino es la energía receptiva, sagrada, atesorada y protectora, que mantiene la tradición y honra la prioridad de lo más importante, al tiempo que nutre lo que es más esencial para la vida.

 



 

Y algo más, ya fuera del Kibalión:

Clarificando sobre Mitos en la Espiritualidad

 

La espiritualidad es quizás la cosa más natural que existe: es simplemente el reconocimiento consciente de que somos más que un cuerpo, que somos un alma con un potencial infinito. Sin embargo, es delicado hablar de espiritualidad en nuestra sociedad por la falta de información y por ciertos prejuicios alrededor del tema.

Mito 1:

Espiritualidad = Religión.-

“La religión es creer en la experiencia de otra persona. La espiritualidad es tener tu propia experiencia”. En nuestro mundo hay muchas religiones y todas predican que su historia es la correcta. La espiritualidad ve la verdad en todas ellas y las une, porque la verdad es la misma para todos nosotros a pesar de nuestras diferencias y singularidad.

La espiritualidad implica reconocer la fuerza divina dentro de nosotros; reconocer que existe algo más grande, y que esa fuerza nos conecta a todos y que está, estuvo y siempre estará dentro de cada uno.

La espiritualidad es un descubrimiento personal y singularmente individualizado y un conjunto de creencias y prácticas que evoluciona con el tiempo.

Mito 2:

Hay muchas reglas.-

A diferencia de seguir una ideología específica o un conjunto de reglas, la espiritualidad simplemente te permite seguir a tu corazón, te alienta a escuchar tu intuición y hacer lo que es correcto para ti y para los que te rodean. Te libera para ser la mejor persona que puedas ser, sin promesa de castigo o recompensa. La recompensa es simplemente tu propia felicidad interior.

Mito 3:

Mito 3: Las personas espirituales están felices y en paz todo el tiempo.-

Todos somos humanos y todos tenemos sentimientos. Ningún ser humano está exento del triunfo ni de la tragedia. Habrá momentos en que te sientas feliz, momentos en que te sientas triste y momentos en que te sientas fatal. Las emociones son energía en movimiento. La libertad está en la capacidad de abrazar todos los aspectos humanos y en reconocer que nuestros sentimientos no nos definen. Y con esta aceptación, vivir nuestra humanidad más conscientemente.

Mito 4:

Hay una manera correcta y una incorrecta de ser espiritual.-

Una mayor consciencia trae la comprensión de que no hay correcto o incorrecto, sólo diferentes caminos y diferentes decisiones a tomar. Todo lo que ocurre es divinamente perfecto para ese momento, circunstancia y espacio específicos. Es divinamente perfecto para las lecciones de tu vida. Es el yin y el yang. La vida es una matriz entretejida donde no hay errores, solo lecciones.

Mito 5:

Hay que llegar a una meta.-

En un viaje espiritual no hay una línea de meta para cruzar. No hay ningún punto al que finalmente llegas. No hay cima de la montaña. Un viaje espiritual es un proceso constante de cambio, evolución y crecimiento. Siempre estarás aprendiendo. Cuanto más creas saber, más te darás cuenta de lo que aún te falta aprender.

Mito 6:

No todos somos espirituales.-

Todos somos seres espirituales teniendo una experiencia humana. Empiezas y terminas de esa manera. A medida que navegamos por la vida suele suceder que nos olvidamos y nos alejamos de nuestra esencia. Nos condicionamos a las creencias de nuestros padres, a la cultura y el entorno, que se convierten en formas implantadas de ser. Una vez que reconocemos el condicionamiento, podemos trabajar en dejarlo ir y acceder al ser espiritual que siempre hemos sido y siempre seremos.

 


 

** SUBIR **

 

(actualizada el 3 agosto 2021)